Ansiedades de Cristian Felipe Leyva


Escribe: UMBERTO SENEGAL*


A lo largo de 68 poemas que configuran este libro inaugural del joven poeta quindiano Cristian Felipe Leyva Meneses, Ansiedad sobre los senderos, se articulan temas como el malestar mental y la sexualidad, con transitorios retratos citadinos, cimentados sobre versos vertiginosos en su disposición lineal. Cinco capítulos de simetría visual específica. Se asiste en ellos a la develación de un abrumado yo lírico exteriorizando su vida y enfoques del mundo y la sociedad.


Felipe se autorretrata, “Oh, delirios intimados con necios vicios, / tus horas son el arrastre de la negligencia”, en aquello que abomina o festeja, cuanto le parece sórdido, aunque el poeta mismo con su forma de vivir y pensar es instrumento activo y pasivo de los despojos morales, sociales, sentimentales y culturales que recrimina o glorifica. “Estoy despedido del oficio del buen vivir”.


Al establecer conexión filosófica con sus potenciales lectores, este poeta aporta de genuino a su oficio y a la vida de quienes lo leen, sus vivencias poéticas en territorios internos o externos por donde deambula. Leyva vive cuanto escribe porque lo sufre al pensarlo. Y al discurrirlo, lo desafía con su poesía: “Este poema es mejor que una traba antes del almuerzo”. Ansioso. Deprimido. Con trastornos de conducta u obsesivos-compulsivos.


Drogado o alcoholizado. Radiografía de la desesperanza transformándose en poemas. Cristian, de los más jóvenes y definidos representantes masculinos de la nueva poesía quindiana, sabe cómo hacer rechinar la ciudad o el alma al observarse y diagnosticarse mediante poemas donde lo urbano se enmaraña con sus prácticas personales. Bukowski se agazapa por su libro.


Entre varios ingredientes del poemario, dos resaltan al abarcar la filosofía de su autor influido por lecturas existencialistas: el burbujeo emotivo que brota de adentro y recorre sus poemas confesionales; y la conformación de su frenesí vital, fuera de cauces predeterminados por la tradición poética regional. Postura existencialista condicionada por la lectura febril de Bukowski, quien tanto ha predispuesto en la formación estética de las nuevas generaciones. Actitudes fatalistas donde el poeta no se encuentra a sí mismo y asume derrotas de antemano.


De la ciudad que vive, a las emociones más íntimas, Leyva recorre un sendero que, de continuar su modulación, producirá un poeta con propuestas originales en la medida que prosperen sus lecturas y se arraigue su conciencia del mundo. Perplejidad patética del individuo desarticulado, un joven circunscrito de soledades que hace del poema y la poesía un sendero pleno de ansiedades.


Voz urbana y personal, reflexión metapoética para describir la ciudad que se habita desafiando normas sociales, Leyva es producto de una generación donde todo valor es cuestionado. Sus poemas confesionales registran los estados de ánimo y visión del mundo que posee el poeta: “Todo mi paraíso personal trastornado”.


Publicado en el portal LA CRÓNICA DEL QUINDÍO

y difundido por expresa autorización de su autor)


*Poeta y escritor colombiano, nacido en el departamento del Quindío. Gestor Cultural e introductor en el país de la poesía haiku, originaria de Japón.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo