top of page

Atril literiario. Invitada: LIGIA ACEVEDO

ÉSE, SU GUAYAQUIL VIEJO

por KARINA GÁLVEZ (ECUADOR)

La niña de ojos tristes llevó su mirada al río, Donde brillaba la luna con todo su poderío. Las Peñas hacia la izquierda; ¿El Hemiciclo?...Derecha. Las calles hacia su espalda y el Río Guayas frente a ella. “Casa Antigua” era su casa, que dio paso al rascacielos, Y aun flota de Aspiazu un alma, y de Gálvez, un bombero. La niña de ojos tristes vio la luna sobre el río, Mientras Guayaquil dormía para crecer con más brío. Las lechuzas se paseaban por el Malecón de almendros, Que olía a brea y a hierro de los muelles cacaoteros. Y en el muelle las parejas juraban su amor sincero, Aunque al domingo siguiente tuvieran un amor nuevo. Los chorros de canalones de los baños de aguacero, Cual canguil de misa de ocho, reventaban lastimeros. La niña llevó en su mente, un día, cuando partió lejos, La luna, el río y la gente de ése, su Guayaquil viejo.


SON DE AMORES

por JOSÉ ADELNIDE GIRALDO HERRERA

En tu vientre hay un grito que reclama existencia En tus ojos se asoman los timbres que aturden y en tus labios se besan los gritos, tremolantes mimbres.

Tus pasos rebeldes te siguen dejando unas huellas que miran atrás y en tus ojos las formas externas que recuerdan mi faz.

amores incongruentes… mientes amores perdidos… idos amores desolados… Hados. Amores muertos, deshechos, incongruentes, mientes amores desolados, dolientes perdidos, idos amores trasegados, truncos, ignorados, Hados amores que son amor …y son dolor.


EL LECHO VACÍO

por XIMENE GAUTIER GREVE (CHILE)

Allí me quedé sentada

mirando tu lecho vacío.

Fue hacia el fin de la noche.

la luna rodaba caliente

de tu amor hacia mis senos.

Pero llegaron esos hombres

gritando, arrasando con todo.

De mis brazos en pasión

te arrojaron a la calle.

Los increpé, corrí con tu abrigo.

Ya te empujaban cuesta abajo

entre las burlas secas y el frío.

Yo suplico con desvarío

tus ojos dulces cruzan los míos…

El café quedó servido.

Ahí me quedé desnuda

mirando tu lecho vacío…


POEMA

por ALAN GONZÁLEZ SALAZAR

El agua inclina «por ley de lluvia» persianas y párpados. Espeja las avenidas serpenteantes deslíe los muros de la pequeña ciudad. Aprisiona el cuerpo en la maraña del sueño ¡Delicia del vértigo! De la noche que persiste al romper el alba en cristales los astros y fundir su luz uniforme, su blancura de arena en el horizonte.


La carroza del sol se habrá perdido, sin auriga, del calendario, del error del día.

Hoy tiene prisa el olvido. Hoy no es posible el llanto.


A raudales el agua sin fin de nubes que dejan las golondrinas de marzo ganar el cielo.


PAISAJE POÉTICO

por CAROLINA HIDALGO



Atrás garganta que miente auxilio del pecho; si tuviese otra lengua que unió a los humanos con los cielos;


soy árbol que extiende los cuatro puntos cardinales vocablos en estampida:


sí rebelde, poesía fémina, inmaterial, ¡Es la verdad! Llamadla.


POEMA

por MARCOS ROGELIO RUBIO LÓPEZ (MÉXICO)





El Amor es en la vida

lo que siente el corazón ,

con sus flores y espinas

renace con nueva ilusión .


La belleza en nuestra Alma

es su cabida de Amor,

es optimismo y confianza,

es esperanza y creación.


Dios ha fecundado nuestro ser

para que tengamos frutos maduros qué ofrecer.

En el Servir y Sonreír siempre.


OJOS DE AMOR

por ESPERANZA RAMOS YAÑEZ

Caminaba desprevenida

Entre la multitud

Y unos ojos negros

Se fijaron en los míos

Fue un instante mágico

Donde dos almas sin proponérselo

Lograron la conexión universal

Su mirada triste, insegura y adolorida

Hizo que se prendiera al alma mía

Y pude ver el dolor que esos ojos negros

Escondían ante su carita sucia

Y su camisa raída

Ojos que revelaban la tragedia

Y la violencia a su corta vida recibida

Y susurre en voz alta

Maldita sea… la sociedad que te margina

Maldita porque indiferente no percibe tu dolor

Ni el hambre ni el frío

Que soportas en tu pequeño cuerpo

Día tras día

Porque ve con indiferencia

Que a la escuela no asistas y un inservible

Te rotula a tu corta vida…

Y yo desesperanzada grito

Violencia pelea conmigo

No te señorees de quien

No puede pelear

De quien es solo victima mía

Ojos negros como el ocaso del día

Camina junto a mí

Para borrar del alma de tus ojos

La tristeza, el dolor y la angustia

Por ti sufrida

Para mitigar con mis manos las

Carencias en tu pequeña vida…

Me miraste con ojos de súplica

y ya en ellos…

No presagie tu futuro incierto,

Y te asiste a mi mano extendida

Con la fuerza del universo

Porque sabias que no te dejaría…

Y me volviste a mirar y vi

Que en tus ojos azabaches una

Lagrima escurría…

Lágrimas de amor

Que seque una a una

Con mis besos porque amor

De patria me invadía

No eras el hijo

Que mi vientre concebía

Pero eras el hijo

Que para mí

El universo a mi alma hoy paría…


LA RIQUEZA

por ALEXÁNDER GRANADA RESTREPO, "MATU SALEM"


La riqueza se genera con el rebrote de la grama que trae la hierba fresca del campo, en la tundra y la sabana. Se genera también, con el saludo alegre y vital de la naciente mañana.

Los animales comen la hierba y la ayudan a germinar. Comen de toda la abundancia que el generoso suelo regala. Los hombres comen frutos y comen y venden de los animales: La carne y los huesos, la grasa, su leche, sus plumas, sus conchas, sus huevos y sus escamas. Con la piel se enriquecen quienes con esto se afanan.

En el ser humano la riqueza de la carne está en la carne que la retiene, En cambio, para el alma, todo lo que tiene lluvia y sol, frío y calor, se debe tener por bendecido. Esta bendición se cuenta como una riqueza, si se pesa como se pesa el conocimiento alcanzado, que es la riqueza del alma.

Además, hemos de sumar la riqueza incandescente del espíritu, que se puede medir y contar por la cantidad de gozo obtenido con las buenas decisiones que toma, el escudo discreto de la sabiduría; pues, reconoce en el horizonte, al buen tiempo y a la ocasión, la gran dádiva del amor, que habita en el corazón, y que nos fue propicia a todos.

El gozo es una luz divina -continua y singular-, que en inefable efusión -y sin sufrir distorsión- alegra al cuerpo y alumbra al alma. El gozo mueve a las almas solas, a las almas tristes y a las fatigadas, hacia la penumbra infinita de los serenos pies del Padre. Lo hace, con sustancial alegría al entrar en comunión, con el envolvente y radiante amor con el que se constituyó aquel día -desde que se constituyó asimismo- como Padre nuestro, como Dios de amor.

A desazón, la pobreza de los hombres llega con los saltamontes gregarios que barren la hierba en una sola pasada. También llega con la oscuridad de la noche que trae escondido -bajo un manto ciego, sin borlas-, el más hermoso y mejor tallado arcón de las tentaciones.

La riqueza de los seres con vida se genera también con el andariego plancton que deambula por los ríos y los mares, y que es la grama del agua.

Oculta bajo las rocas de la tierra, se halla una gran riqueza. De allí brotan -como un rebrote bendito- el agua y los minerales. Ellos esperan en profundo sueño, el llamado ansioso del hombre; pero cuando el hombre descubre la magnitud de tal riqueza, pierde la virtud de la saciedad, y con ella llegan en fila los grandes males.

La pobreza de los hombres se oculta en el corazón de los injustos, y en las cuerdas trenzadas del mal que atan las almas esclavas.

Rico no es quien más tiene, sino, el hombre generoso que en la carrera de la vida -dejando atrás el mal-, logre amar más a los seres y respete lo dispuesto. Pues, la riqueza en la vida, es una sumatoria de obediencias y recompensas que nutren con igual vigor al cuerpo y al espíritu, y en los hombres -así creados- colocan delante del alma -como en pectoral de oro-, el galardón de la paz.


MIEDO

por SAMARA LÓPEZ BEDOYA

Miedo a ti

Miedo a mi...

Miedo a seguir en este mundo absurdo que nos utiliza

como se le da la gana

Miedo al amor

Miedo al desamor

Miedo a ser feliz

Miedo ala oscuridad

Miedo ala luz

Miedo a vivir y morir

Miedo a la nada...

Perooooooo... Mi pregunta ahora es..... ¿Que haces respirando?

Quizás sea una pregunta un poco fuerte para ti,quizás humillante talves,

o lo tomes déspota... Pero...

¿Sabes?

El miedo se puede sentir, sin dejar que nos consuma poco a poco como un cáncer...

Todos tenemos una misión...

Y si estas aquí y ahora, es por algo...

Que no te de miedo vivir...

Arriésgate a seguir y así podrás sobrellevar todo lo que puedas y quieras hacer


CUERPO DE FUEGO

por LIGIA ACEVEDO*

Cuerpo de fuego

que quema en la lejanía,

no lo apaga el torrente de mis lágrimas.

¿En dónde estás? Aún me siguen tus pasos.


¿En dónde te perdí? Siento tu abrazo.

En el límite preciso de mi soledad

me hace débil el tiempo,

pero no caeré a tus pies como quisieras.


Quizás, un día quizás.

Hoy me detiene el miedo

y las palabras siguen aprisionadas.


En el antiguo baldosín azul del universo;

sin embargo, hoy sería el día

en que nuestras almas pudieran encontrarse.


*Nacida en Anserma Caldas. Ha participado en diferentes eventos culturales de gran importancia en nuestro país. Antologada en diferentes proyectos, recibió menciones en certámenes nacionales e internacionales.


Escritora de formación constante y promotora de lectura. Ganó el premio literario en Italia.


“Premio Literario Internacional Independiente”. Cada año, el concurso premia una novela y una obra poética publicadas, y una novela y una obra poética inéditas escritas en italiano, francés y español, sin importar la nacionalidad de los autores. En la séptima edición se premió a la ansermeña María Ligia Acevedo (Amalí), con la obra “Tiempos de batalla”.


Entre sus obras están: El sombrero volador - otros cuentos y fábulas de la abuela. Con la piel del alma-cuentos. Bola de lanas -cuentos, fábulas y versos. Sobras paralelas.



VIDEOS




PARTICIPACIÓN EN LA TERTULIA DE LOS MIÉRCOLES

por DIANA MAR


ART RAYADISMO (EXPOSICIÓN PICTÓRICA)

por ALEXANDER VÉLEZ GONZÁLEZ


DECLAMACIÓN POÉTICA

por JHON HAROLD GIRALDO GUTIÉRREZ


CONCIERTO POR LA AMAZONIA

por MERCEDES VIVAS BENÍTEZ


FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA DE XOCHIMILCO

por ALEJANDRO AZAG




ARTÍCULOS, ENSAYOS Y PROSA POÉTICA



ANSELM GRÜM Y LA ARAÑA

por UMBERTO SENEGAL


Recordé las cuatro leyes espirituales de Bhagavan Sri Sathya Sai Baba: “1. La persona que llega es la persona correcta. 2. Lo que sucede, es la única cosa que podía haber sucedido. 3. En cualquier momento que comience, es el momento correcto. 4. Cuando algo termina, termina”. Me trasladó a estas el enunciado del benedictino Anselm Grün: “Todo cuanto ocurre tiene un sentido, aunque no podamos comprenderlo”. Filósofo alemán de 77 años. Doctor en teología y psicólogo. Autor de más de 300 libros. Solo he leído tres, entre estos, Jesús como terapeuta. La aplicación y el efecto curador de las parábolas, practicadas como potencias sanadoras. Con el mismo interés que leo a Anselm, observo una delicada arañita sobre el vidrio de la puerta. Casi cristalina en medio centímetro de diámetro. Sus extremidades, diáfanos estambres de luz hechos de su propia telaraña. Me fusiono con ella para observarla con cuidado. La presencia corporal del tenue arácnido y los sentimientos que me despierta la copiosa bibliografía de Grün. Sus relaciones teóricas con Jung. Sectores ultraconservadores de la iglesia católica le consideran hereje. La magnitud bibliográfica de aquellos 300 libros, su volumen y su peso, y esta araña que podría desplazarla del vidrio con un leve soplo. Estos millares de frases y opiniones. Centenares de temas presentes y pretéritos tratados por Anselm, ¿qué relación tienen en este momento con la arañita que interpuso su presencia de artrópodo entre mis reflexiones y el interés religioso en Grün? ¿Cuál es el papel existencial de esta arañita y las enseñanzas de Anselm para mí? Encontrar la relación de nosotros tres y darle algún esclarecimiento. Cualquier señal entre la casi-transparente araña y las arrobas que pesan esos centenares de libros. La araña se va. Quedo solo en mi biblioteca, viendo transcurrir el día y la vida. ¿Qué sabrá la arañita de tales libros? ¿Qué podría suponer este distante monje, de un hombre que llega de caminar solitario por la montaña y piensa en él, mientras contempla la arañita desplazándose en varias direcciones y desapareciendo por entre una estría de la puerta? ¿Alguno de estos libros me mostrará el sitio donde se refugia la araña? ¿El hecho de contemplarla, la transfiguró? O a mí. O a Grün. Nunca más volveré a encontrarme con esta arañita. Ni tengo tiempo para leer más libros de Anselm. ¿Alguien habrá leído los 300? ¿Intento leer, también, los 200 o más publicados por el filósofo ateo Michael Onfray? Anselm, cristiano; Onfray, ateo total. Los libros de uno y otro. Mis textos inéditos. Esa arañita que ya no está. El Tratado de ateología, de Michel; su Física de la metafísica, todo lo opuesto a Grün. Fugacidad del tiempo y los libros. Buscar la palabra que todo lo resume.


(Columna reproducida del portal LA CRÓNICA DEL QUINDÍO

y publicada con autorización expresa del autor)



ELEGÍA PARA BELCEBÚ

por CARLOS ALBERTO AGUDELO ARCILA



A veces le llevamos la contraria a Belcebú. Cometemos el pecado de la búsqueda de no sé cuál Dios. Nos extasiamos con la brizna en el paraje mientras el mundo a diario se marchita. Somos fantoches. Caemos en la mansedumbre como un paso más en la escalera que conduce al reino celestial. Fanfarrones al buscar una salvación. Salvación que solo está en el fuego eterno. Festejemos el camino que lleva a la devastación. Exteriorizar desde nuestra sangre