Fusionemos un poco de letras + pinturas


Escribe: YANINA MARÍA CERIANI*


Hoy presento un escrito con un tema que me apasiona a modo de ensayo combinado con soliloquio titulado EL TIEMPO (PARTE 4), junto a una obra que titulé FECUNDACIÓN, Ambas conectan de alguna manera de una forma extraordinaria en donde aparece el inicio, el origen.

"El tiempo, una serie de relatos, el mapa de tu vida, un antes, un durante y una nada misma, un vacío infinito o un tiempo finito.


Una línea temporal donde hay sucesos que tienen un comienzo y un final en pequeños procesos, celdillas dentro de esa línea, en las cuales vamos haciendo y deshaciendo, caminado sobre ella, que nos va marcando las horas, los minutos, los años.


Y vamos a tientas porque ni siquiera sabemos hacia donde va y en esos relatos que construís le pones fantasía, lo romantizas, alivianas la carga, reconstruís lo que armaste y lo imprimís en un formato colorido porque no te queda otra salida mas que la salvación a vos mismo, porque el vacío nos inquieta, nos sucumbe, nos cercena y es tan incierto que nos apabulla, entonces es mejor hacer breves relatos de tu vida en esas pequeñas celdillas para que al final tu línea haya valido la pena.


El tiempo, una narración de cuando eras un lactante, te lo contaron, te dijeron como fue ese principio, esas crónicas te dejaron ser, marcaron de alguna manera tu vida, señaló tu tiempo, fue poner un cronometro, marcó la hora en 0, le dimos inicio y fuiste creciendo y tomaste tu tiempo, porque somos dueños de los procesos, porque tarde o temprano ese cronometro se queda en pausa o se termina, porque no sabemos que hay más allá, quizás un stop o quizás la mejor pausa hacia la eternidad.

Pero en esa línea, en esta vida el tiempo vale, el reloj ya inició, y vos, ¿qué estas haciendo de tu existencia?, espero que mucho, porque el clic ya comenzó y el minutero sigue avanzando…".

Autora: Yanina María Ceriani - Título: “Relatos del tiempo” (parte 4)


(Transcripto por expresa voluntad de la autora)



*Nacida en la ciudad de Rosario en 1971, Yanina estuvo ligada al arte desde niña debido a las influencias de un tío abuelo, pintor reconocido de la ciudad de Rosario, Osvaldo Traficante y a su hijo quien también la apadrina, Marcelo Traficante.

Yanina es autodidacta y ha dedicado su vida al arte en forma permanente.

Su capacidad de comunicación va pareja a la proyección y variedad de sus obras literarias como la poesía, el género de distopías, soliloquios, microficciones, etc.

Ha dado muestras de su versatilidad y su pasión por el arte desplegándola en varias expresiones artísticas como la pintura y la fotografía.

Actualmente dirige un taller literario para adultos llamado “Ronda de la palabra, los libros nos hacen libres” y difusión del arte por medio de programas radiales.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo